No vendiste tu alma, todos estamos en Buró de Crédito

Buró de crédito no es la lista maldita en la que aparece tu nombre y mágicamente desapareces para los bancos. Todos vamos a Buró cuando empezamos nuestra vida financiera.

¿Cuántas cosas has escuchado sobre Buró de Crédito? Seguramente todas negativas y cuando oyes que alguien está en Buró te lo imaginas endeudado y sin nadie que le quiera prestar dinero por el resto de su vida.

2.1 Así funciona Buró de Crédito

Deja de preocuparte, Buró no funciona así. Ni siquiera es la lista negra de los bancos y de hecho no aparecer en él es peor que estar. Buró de Crédito es la institución que lleva el registro financiero de todo lo que has hecho; es como tu currículum ante los bancos.

En ese registro, también llamado historial crediticio, aparece toda tu actividad financiera; todos tus movimientos dejan un registro y la labor de Buró es recopilar cada uno de ellos para crear una especie de currículum financiero.

Ese historial es consultado por los bancos cuando solicitas un crédito; con tu Buró de Crédito pasa lo mismo que cuando vas a solicitar un trabajo y de acuerdo a tu experiencia pueden aprobar o no tus solicitudes.

2.2 ¿En qué casos vas a Buró ?

No, no vas a Buró cuando dejas de pagar o te atrasas con tus pagos: siempre que obtienes un crédito, tu nombre va directo a Buró de Crédito.

En tu historial crediticio aparecen las tarjetas que has solicitado, las que te han aprobado y cómo las has pagado; tus cuentas de teléfono, televisión por cable y tarjetas departamentales. En él se pueden ver tus atrasos pero también todo lo bueno que haces con tus créditos.

Incluso sólo por solicitar un crédito queda registrado en tu historial crediticio. Pero no te angusties, que eso puede ser un punto a tu favor cuando solicites créditos futuros, pues tener un buen historial te abre las puertas de los bancos.

2.3 ¿Es bueno estar en Buró de Crédito?

Cuando sabes manejar tu historial es muy bueno que tu nombre aparezca en Buró de Crédito, que es la fuente que consultan los bancos cuando solicitas un banco.

Ir al corriente con tus pagos y liquidar tus cuentas en tiempo y forma le demuestra al banco que eres un buen cliente y buscarán recompensarte de distintas maneras: con nuevos créditos, que te hagan préstamos e incluso aumentar el límite de tu tarjeta actual son algunas de ellas.

Todo lo contrario pasa cuando te atrasas en tus pagos o de plano dejas de pagar tu tarjeta: eso irá a tu historial y ningún banco va a querer prestarte su dinero. Además, tarde o temprano tendrás que pagar y mientras más tiempo dejes pasar mayores intereses tendrás que saldar y puedes hacerte acreedor a una nota negativa.

Ahora lo sabes, estar en el Buró de Crédito no quiere decir que estás en ninguna lista negra y está en tus manos mantener limpio tu historial crediticio, pues además de ahorrarte dinero y corajes, te abre la puerta a nuevos créditos.