Comienza la misión: Esta es tu Tarjeta de Crédito

Cuando tienes tu primera tarjeta de crédito sientes que puedes conquistar el oeste con ella, pero antes de salir a hacerlo debes saber todo lo que puedes hacer con ella.

Dicen por ahí que nunca es bueno querer correr antes de aprender a caminar y cuando obtienes tu tarjeta de crédito pasa lo mismo. Antes de salir y comenzar con tu misión de agente secreto debes conocer tu objetivo y para ello debes familiarizarte con tu tarjeta..

Hay ciertas cosas que debes saber e incluso otras que vas a tener que hacer antes de soltarte a comprar como si de eso dependiera el éxito de tu misión. Lo primero es identificar cada beneficio que te da tu tarjeta, pues dentro de poco se convertirá en la mejor aliada de tus finanzas.

1.1. Línea de crédito y recompensas

Una de las frases más temidas por todos es “No pasó su tarjeta”. Y eso se puede evitar sabiendo con cuánto dinero disponemos, por lo que conocer la línea de crédito de nuestra tarjeta es vital,

Ten en cuenta que este se reduce conforme la usas durante el mes y como es un crédito revolvente, el saldo se renueva cuando pagas el monto del préstamo. Esa línea de crédito la determina el banco dependiendo de la gama de tarjeta de crédito que estés solicitando, de tus ingresos y de tu historial crediticio.

Otra cosa en la que debes fijarte para saber si una tarjeta te conviene es en las recompensas. Dependiendo de tu tarjeta puedes ser parte de programas de recompensas que te otorgan puntos cada vez que pagas con ella.

Además, casi todas brindan seguros, dan acceso a preventas y descuentos y otras promociones en tiendas o restaurantes. Todo eso lo encuentras entre la papelería que llegó con tu tarjeta o directamente en la página del banco, así que no dejes escapar ninguno, porque son importantes para completar tu misión.

1.2. ¿Cómo dar de alta tu tarjeta?

Cuando al fin obtienes tu tarjeta de crédito, lo primero que quieres hacer es estrenarla, pero antes hay un par de cosas que debes hacer: la primera es asegurarte de que tu información personal esté correcta.

No importa si se equivocaron en tu fecha de nacimiento o sólo cambiaron una letra de tu nombre, cualquier error debes reportarlo al banco para que lo arreglen. Tu segunda misión es leer hasta el último papel que llegó, pues ahí están los costos de anualidad, tasa de interés, fecha de corte, penalizaciones y más.

Después, ahora sí, debes activarla. Una de las formas más prácticas de hacerlo es llamar al número del banco; no te toma más de cinco minutos y deberás tener a la mano tu tarjeta, pues además de confirmar tus datos personales, debes proporcionar el número de esta.

También existe la opción de darla de alta desde Internet o directamente en el cajero, pero esto dependerá del banco al que pertenezca la tarjeta de crédito. Cualquiera que sea la forma de hacerlo, nunca te pedirán tu NIP o código de seguridad; si recibes una llamada o correo pidiéndolo, no hagas caso y reporta, pues es información secreta que no debes compartir nunca.

1.3. Registra tus fechas de corte y de pago

Un súper agente secreto tiene en orden todas las fechas importantes, y las de la tarjeta de crédito son de las más valiosas. Además, es una de las formas más efectivas para evitar comisiones e intereses. Además, cuando lo haces te conviertes en un buen cliente para el banco y en un futuro serás recompensado con nuevos y mejores créditos.

Si prestas atención a tus papeles encontrarás tus fechas de corte y de pago. Tenlas siempre presentes, pues te dicen cuándo puedes comprar y cuándo debes pagar. Es importante estar atento a tu fecha de inicio, que es el momento en el que se abre tu cuenta y puedes empezar a pagar con tu tarjeta.

Por otro lado, tu fecha de corte es el momento del mes cuando se cierra tu cuenta con todo lo que compraste y consumiste a lo largo de esos 30 días. Así, tu próxima fecha de corte llegará 30 días después, con todos los gastos que realizaste entre las dos fechas de corte.

Pongamos un ejemplo: Si tu fecha de corte es el día 20 de cada mes, todo lo que pagues con tu tarjeta entre el 21 y el 20 queda dentro de una cuenta, que es tu saldo total del mes. Y si compras después de la fecha de corte, esos gastos se cargan hasta el otro mes.