Que un buen historial crediticio no te cueste la cabeza

Generar un registro financiero no es tan complicado y menos aún cuando sabes cómo liberarte de la maldición de los intereses y los adeudos. ¡No pierdas la cabeza buscando alternativas!

En la lección anterior ya hablamos sobre Buró de Crédito y porqué te conviene estar en él. También te contamos que su misión es llevar el registro de tu actividad financiera: esto lo hace a través de tu historial crediticio. Pero empezar tu registro no tiene porque costarle la vida a tu cartera ni a ti la cabeza pensando en cómo vas a pagar un crédito.

3.1 Qué es historial crediticio

Un historial crediticio es como un currículum, sólo que en lugar de contar tu experiencia laboral, le cuenta a los banco y a otras instituciones acerca de tu experiencia manejando créditos y otros pagos.

En tu historial aparece el número de tarjetas que has tenido, cómo las has pagado, si te has atrasado o si dejaste de pagarlas…lo mismo pasa con los préstamos, tarjetas departamentales o cuentas de servicios a tu nombre.

Así, cuando solicitas una tarjeta o un préstamo, lo primero que hace el banco es consultar Buró de Crédito para tener acceso a tu historial y saber si le conviene o no prestarte ese dinero.

3.2 Formas de iniciar historial

Pero, ¿qué pasa cuando no tienes historial crediticio? Fácil, los bancos no tienen nada que consultar sobre ti, no saben si serás un buen cliente y dificilmente te van a aprobar cuando solicites un crédito.

Sin embargo no tener historial no es algo que deba preocuparte, porque siempre existen opciones para comenzar a generarlo. El chiste está en saber cuál te conviene.

Por ejemplo, si aún estás estudiando puedes empezar por solicitar una tarjeta para universitarios. Varios bancos tienen una y en general piden pocos requisitos: no necesitas comprobar ingresos y sólo debes mostrar tu historial académico o ficha de inscripción.

En cambio, si ya no estudias pero nunca has tenido uno, puedes comenzar con una tarjeta departamental o incluso poniendo a tu nombre las cuentas de teléfono o tele de paga.

Incluso si estás trabajando y recibes tu sueldo en una tarjeta de nómina, esa es una forma de comenzar tu historial. Otra forma es solicitar una tarjeta garantizada, a la cual abonas una cantidad de acuerdo a la línea de crédito que quieres y cuando el banco ve que has hecho un buen manejo de ella, te devuelve ese dinero.

3.3 Beneficios de tener un historial

No tener historial crediticio no es grave…hasta que necesitas un crédito o préstamo. Del mismo modo, los beneficios de tener uno se ven hasta que solicitas.

Además de tener opciones reales de aprobación, tener un historial crediticio sano te ayuda a obtener mejores tasas de interés, lo que hace que tu tarjeta de crédito te salga más barata cada mes.

Pero esos beneficios no se limitan a tarjetas de crédito, pues si necesitas un crédito automotriz o de vivienda, tus opciones también se hacen más grandes:

Por ejemplo, puedes comprar el auto que más te guste en la agencia que quieras, con tasas de interés de hasta el 7% anual.

Lo mismo pasa cuando quieres comprar una casa y no tienes historial: la tasa de interés de ese crédito puede aumentar hasta en un 6% de lo que pagarías si tuvieras registro crediticio.

Como ves, existen muchos motivos para no dejar pasar el tiempo y decidirte a empezar tu historial crediticio.