Conoce tu arma: beneficios de tu tarjeta de crédito

Salir sin conocer tus seguros es algo que ningún vaquero debe hacer, pues en cualquier momento puedes necesitar asistencia y no quieres pagar de más por un servicio que ya te brinda tu tarjeta.

Andar por el mundo sin tarjeta de crédito es como salir al viejo oeste sin algo con que defenderte: nunca sabes qué se te puede atravesar en el camino. Y no nos referimos sólo a aquello que se te puede antojar mientras andas por ahí, sino a ofertas imperdibles a las que sólo tienes acceso con una tarjeta de crédito o seguros incluidos en la misma.

Por eso siempre es necesario que conozcas a profundidad todo lo que tu tarjeta te ofrece, para que puedas utilizarla y tengas con qué defenderte.

1.1. ¿Conoces tus seguros?

Uno de los beneficios más importantes de una tarjeta de crédito y al que pocos le dan el valor que se merece son los seguros. Y es que si lo piensas bien, tener un seguro siempre trae más beneficios, pues te cubre en caso de accidente vial, pérdida de equipaje y hasta te brinda asesoría médica y legal.

Estos son algunos de los seguros más populares y esto es lo que te ofrecen:

  • Protección de pertenencias. A todos nos preocupan nuestras cosas, los bancos lo saben y por eso hay tarjetas que además de cubrir nuestro teléfono, cartera o computadora, también nos dan un seguro para cuando viajamos y nuestro equipaje sufre retraso o de plano se pierde.
  • Por pérdida o robo de tarjeta. Los bancos quieren asegurarse de que le des un buen uso a tu crédito y por eso se ocupan de proteger tus cuentas en caso de que pierdas o te roben tu tarjeta. Cuando eso pase, debes comunicarte con el banco y reportar tu tarjeta para que la den de baja y te den una nueva.
  • Seguro de gastos médicos. Desde consulta directa vía telefónica con un especialista hasta descuentos y promociones en clínicas u hospitales, los problemas que cubre tu tarjeta dependen del seguro que tengas. Algunas incluso cuentan con la opción de diferir gastos y pagar a meses.

Dependiendo de la gama de tu tarjeta es lo que estarás recibiendo por la misma anualidad, aunque es importante que sepas que algunos seguros tienen costo adicional. Por eso es importante que revises todo lo que incluye tu tarjeta, pues podrías terminar pagando un seguro para coche aún cuando no tengas uno.

1.2. Programas de asistencia

Los programas de asistencia son las líneas directas que mantienen abiertas los bancos para darte asesoría. Esta asesoría puede ser relativa al uso de tu tarjeta, si tienes algún inconveniente cuando la uses o incluso de asistencia médica o legal, puedes llamar por teléfono al número indicado y un especialista te ayudará.

Asistencia médica. Hay veces que sentimos los primeros síntomas de una enfermedad y queremos tomarnos algo antes de que la cosa se agrave. Para no automedicarte es importante que hagas uso de este servicio, pues un especialista estará del otro lado del teléfono guiándote con tus dudas.

  • Asistencia legal. Puedes llamar y pedir ayuda a un abogado para saber cómo proceder en caso de un accidente automovilístico, caución o por fianza. Incluso solicitar asesoría presencial en casa o en el lugar de los hechos.
  • Asistencia vial. Para cuando necesitas una grúa, alguna reparación o simplemente cambiar una llanta. También aplica si te robaron tu coche.
  • Asistencia de viaje. Es muy útil para cuando vamos a un país del que sabemos poco. Además de indicarnos qué vamos a necesitar allá en cuanto a documentación y otras cosas, nos dicen paso a paso qué hacer en caso de perder algún documento.

Al igual que con los seguros, te conviene saber qué es lo que te ofrece tu tarjeta de crédito.} Recuerda que los servicios de asistencia no tienen costo adicional sobre el pago de tu tarjeta.

1.3. Domiciliación de pagos

Hablar de domiciliar pagos es hablar de algo que vas a poder hacer con cualquiera que sea tu tarjeta. El truco acá está en que sepas cómo hacerlo.

Pero despacio, vaquero, que primero te explico qué es. Domiciliar pagos es cuando sincronizas tus cuentas de servicios como agua, teléfono, Internet, luz y otros con tu tarjeta de crédito para que esos pagos se hagan solos con cargo automático a tu tarjeta de crédito.

Lo único que debes hacer es llevar al banco los recibos de los servicios que quieres domiciliar, una copia de tu identificación oficial y un formulario de autorización. Otra forma de hacerlo es mediante la empresa que te brinda el servicio y pedir que el cobro se cargue a tu tarjeta cada mes.

Las ventajas de domiciliar tus pagos es que no tienes que preocuparte porque se te olvide cuándo tienes que pagar tal o cual cosa. Además, si eres de los que no mantiene tan activa su tarjeta, estos movimientos te evitarán la generación de intereses o comisiones.