Ahorrar en la playa. Descubre cómo hacerlo y salvar tu dinero

ahorrar en la playa

Ahorrar en la playa es posible. No se trata solo de evitar llevar contigo la tarjeta o de comprar los vuelos con antelación. Se puede ir más allá y ahorrar en lo cotidiano, donde se gasta de más sin apenas uno darse cuenta. Si se llevan de casa botellas de agua congelada para evitar ir al chiringuito, se juega en la arena con materiales reciclados o se conduce a una velocidad moderada hasta el destino playero, se podrá disfrutar de las vacaciones en la costa y, a la vez, ahorrar más euros de lo que se uno se podría imaginar.

No se trata solo de planificar lo que vamos a gastar, se trata de pensar que podemos hacer en casa para que no tengamos que comprarlo al llegar a la playa o en el peor de los casos solicitar en alquiler por un tiempo determinado. Lo mejor es disfrutar de ese día con la mayor tranquilidad posible.

Es posible ahorrar en vacaciones y aquí te decimos cómo.

Aquí te damos 3 tips para ahorrar en la playa.

1.- Prepara comida en casa.

Tus cuentas y tus tarjetas te lo van a agradecer en gran manera. Por lo general, ahorrar en la playa no es tarea fácil y los viajes tienden a ser muy extensos, por la lejanía que estas tienen de las zonas donde usualmente vivimos, esto requiere que cuando vayamos en carretera tengamos que comer, y en lugar de detenerte a comprar comida para todos, es mejor que prepares aperitivos en casa, tales como Sandwiches, bocadillos, tortas o cualquier otra comida que se pueda comer en frío y no tengas necesidad de calentar, pero que permita sostener las ansias de comer hasta que lleguemos al lugar destinado. Una comida en carretera para una persona puede llegar a costar mucho más de $200 pesos.

2.- Elije destinos poco concurridos.

Una de las cosas por las cuales los sitios y productos más consumidos suelen ser más costosos, es por la demanda que tienen. Es por ello que visitar playas privadas concurridas suelen hacer que nuestro gasto sea mayor, tanto así que con el pasar del tiempo es posible que no podamos visitarlas, para ello, es mejor visitar lugares donde muy poco van grandes cantidades de personas, sus precios son mucho más bajos y además tienes más libertad de disfrutar.

3.- Crea tu presupuesto.

Es muy importante que tomes en cuenta la realización de un presupuesto propio, algo que incluya todos los gastos que vas a realizar tanto para la preparación de comida en casa como gastos en el lugar de esparcimiento. Hay cientos de maneras de organizar cuánto dinero se destina para cada jornada, pero un método muy sencillo es dividir el presupuesto por días y poner lo destinado a cada día en un sobre. Así se tendrá un tope diario y nunca se gastará al principio lo planeado para todas las vacaciones.

Ya no tienes excusas para decir que no puedes consumir nada y que no puedes ahorrar en la playa o en el peor de los caso, que no puedes ir a la playa, en Rocket te dejamos un sistema de ahorros que seguro te servirá de mucho.

Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *