Finanzas Básicas

¿Cómo puedes disminuir tus gastos y aumentar tus ahorros?

Siempre es posible ahorrar. El primer paso es aprender a priorizar nuestros gastos y asignarles un presupuesto. Te decimos cómo hacerlo.

Finanzas Básicas

¿Cómo puedes disminuir tus gastos y aumentar tus ahorros?

Siempre es posible ahorrar. El primer paso es aprender a priorizar nuestros gastos y asignarles un presupuesto. Te decimos cómo hacerlo.

2 min de lectura
Susana
jul. 17, 2020

Nueva rutina, nuevas finanzas.

La cuarentena no sólo ha traído cambios en nuestra rutina: salir diario al trabajo, ver a nuestros amigos, los planes familiares en fin de semana, entre otras actividades cotidianas, sino también representó un cambio en nuestros bolsillos.

Nuestros hábitos de consumo ahora son diferentes y a pesar de que algunos restaurantes abrieron, algunas personas comienzan a salir al trabajo y poco a poco las actividades se van retomando, es importante no bajar la guardia y no hacer gastos innecesarios.

Ahora es cuando más debemos cuidar nuestro dinero y no caer en tentaciones, sobre todo si tus ingresos se han visto afectados por la pandemia. Es por eso que antes de que decidas salir a ese restaurante que tanto te gusta o compres ese boleto de avión, te detengas un momento, hagas un nuevo balance de tu presupuesto y reorganices tus prioridades.

Para comenzar, debes saber que no todos tus gastos son iguales. Existen diferentes tipos de acuerdo a su importancia y entender cada uno de ellos es la base para aprender a priorizar e identificar en cuáles puedes ahorrar.

La regla general es que tus gastos no superen el 90% de tus ingresos para que puedas ahorrar, como mínimo, el 10% restante al mes. Este ahorro lo puedes destinar al pago de tus deudas o a construir un fondo para emergencias. Aprende a hacer el tuyo aquí.

Tipos de gastos:

Gastos fijos: Son todos los gastos obligatorios como la renta o hipoteca, la colegiatura de tus hijos, etc. Son aquellos que están garantizados que sucedan y que debes atender antes que cualquier otro. Estos gastos no varían mucho mes a mes y tienes que asegurarte de siempre tener un presupuesto destinado para cubrirlos.

Gastos necesarios: Estos son gastos variables pero necesarios para vivir. Por ejemplo, comida, electricidad, ropa, etc. Debido a que estos gastos siempre se deben hacer, es posible ahorrar haciendo recortes pequeños como elegir marcas más económicas, comprar durante las rebajas, de ser posible caminar o usar bicicleta para trasladarse, elegir el plan más económico de celular o internet, entre otras cosas.

Gastos discrecionales: Esto incluye el dinero que destinamos a nuestros gustos. Normalmente son gastos superfluos y no necesarios que evitan que utilicemos este dinero para fines productivos. Es aquí donde más puedes recortar y aumentar tus ahorros.

Una vez que conoces esta clasificación, el siguiente paso es hacer una lista de todos tus gastos, acomodarlos en estas categorías y asignarles un presupuesto. Recuerda ser lo más objetivo posible y diferenciar entre un gusto o una necesidad.

Reduce al máximo los gastos discrecionales. En ocasiones no somos conscientes de estar haciendo gastos innecesarios, pero ten por seguro que hay más de uno que puedes eliminar. Cuando sumes todos, te darás cuenta de lo mucho que puedes ahorrar.

Sin importar cuál sea tu objetivo de ahorro, la clave está en evitar sobrepasar el presupuesto que asignaste a cada uno de los gastos y mantener siempre en mente tus límites.

Mujer elegante
Consulta tu buró de crédito GRATIS y rápido

Recibe tu asesoría financiera en 5 minutos.

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.