Tanda. ¿Te invitaron a una? Piénsalo bien antes de entrarle

tanda

Tanda, ¿entrarle o no? Cuando se trata de ahorrar, los mexicanos tenemos este método por excelencia y tradición.

Todos tenemos a la vecina que organiza la tanda en la colonia o por lo menos sabemos de personas cercanas que están en una, pero te has preguntado ¿qué tan convenientes son?, la palabra Tanda, significa turno por lo que las tandas no son mas que el turno que obtienes para que te entreguen el dinero.

Organizarla es fácil, sólo se trata de encontrar un número de personas dispuestas a aportar una cuota de dinero cada cierto tiempo. El que la organiza, debe tener el compromiso de recolectar esa cantidad y entregárselo a cada participante de forma ordenada, así se asegura de que todos reciban de una sola vez el dinero que van a aportar durante todo el tiempo que dura la tanda.

Como todo en la vida, la famosa tanda tiene su lado bueno y el malo. Puede parecernos una forma sencilla y hasta divertida para ahorrar, pero tiene más desventajas que beneficios y acá te los contamos todos.

¿Qué tiene de bueno una tanda?

Vamos a empezar por la parte positiva. Aunque entrarle implica correr ciertos riesgos, si lo hacemos y funciona, resulta una forma muy práctica de ahorrar.

Por ejemplo, las cuotas que se pagan son únicas. A diferencia de los sistemas de ahorro bancarios, no debemos pagar una cuota de apertura ni comisiones ni nada parecido, solamente debes preocuparte por cumplir en tiempo con la cantidad que te toca abonar.

Otro de los “beneficios” es que cualquiera le puede entrar, no importa si tiene o no historial de crédito, generalmente, nadie se fija si tienes buenos ingresos o si tienes un empleo fijo, basta con que des tu palabra de que cumplirás con los pagos, la decisión la toma quién organiza la tanda. Esa persona correrá el riesgo de aceptarlo o no dentro de la tanda.

Al final todo gira en torno a que todos estén convencidos y piensen “sí, me conviene la tanda”.

Entonces, ¿Por qué no me conviene la tanda?

Como ya te contamos antes, entrarle a una tanda es una apuesta que puede salir bien o ser un completo fracaso y hacernos perder el dinero.

No necesitamos ser expertos en finanzas para saber que basta con que uno sólo de los participantes incumpla con su pago y que la consecuencia es que toda la organización se viene abajo y la entrega del dinero se verá retrasada por varios días. En el peor de los casos, podría desaparecer el que organiza y llevarse lo que los demás ya aportaron y  cuando algo así pasa, no podemos hacer nada, debido a la falta de documentos legales que permitan hacer algún reclamo o tomar acciones legales, sin duda ese es el riesgo más grande que existe.

No arriesgues tu dinero: Conoce las 4 razones por las que te conviene más ahorrar en el banco

Si finalmente decides correr el riesgo, hay más cosas que debes saber…

Por ejemplo, este sistema no genera intereses a tu favor. Así que el dinero que entregues cada semana y por el cual participes, será exactamente el mismo que recibirás cuando te toque recibir la tanda.

Generalmente, a muchos les gusta obtener el último número, cuando es así, el riesgo de que se vayan con todo tu dinero es mayor y esto podría causarte ansiedad. También es más factible que la gente comience a tener atrasos para entregar su parte, pues ya obtuvieron su ahorro.

En conclusión, las tandas son un método bastante práctico que lleva implícito un riesgo muy alto que no siempre es bueno tomar. Cuando se trata de dinero siempre es mejor ir a lo seguro y acercarnos a los sistemas bancarios, pues ahí contamos con toda la seguridad de que va a funcionar. Piensa en tu dinero y antes de entrarle recuerda lo que te contamos y pregúntate “me conviene la tanda”.

En Rocket queremos lo mejor para tus finanzas y es por ello que te hemos contado toda la verdad sobre uno de los métodos de ahorro más populares en México.

Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *